domingo, 16 de junio de 2013

Aire nuevo.




Estoy aquí de nuevo. Regresé.

Tengo detrás varias historias, especialmente del porqué de mi ausencia (próximo post)
Me demoré en volver, entre otras razones, pensando en la mejor manera de hacerlo, y resulta que la mejor manera era sólo aparecer. Siempre es así.

Hoy que decidí (o que el día decidió) que era el momento para presentarme aquí, pensé en el 31 de diciembre del 2012, y específicamente cuando convencí a mis papás para que redactaran las metas para el 2013, sus resoluciones. Yo hice las mías. 

Mantenerse enfocado siempre es un lío, decidir las prioridades para el año no fue fácil, la lista debía mantenerse equilibrada. Una vez la terminé, la doblé y la puse en mi mesita de noche. Pasó un mes para que  todo en mi vida fuera diferente, no precisamente por cumplir a cabalidad los propósitos, sino porque sin planear un sólo paso, estoy en otra ciudad, con otro trabajo, viviendo con otras personas, escuchando otro acento, aprendiendo nueva jerga, viajando por lugares nuevos, asistiendo a conciertos y presentaciones de algunos de mis artistas favoritos, cambiando el armario (de a poco), aprendiendo a querer a las personas que trae este cambio o teniendo nuevos amigos (que es lo mismo :P), ampliando la visión de mi mundo...montaña por montaña con mar.

A veces pienso en una especie de hilos invisibles que te van ubicando en el camino, que te van presentando personas que te alimentan o remueven la vida, una fuerza que no puedes controlar. También siempre estás tú tomando decisiones, claro, eso lo puede cambiar todo, pero hay cosas que definitivamente tienen que pasar; pero bueno, el tema más allá de entrar al infinito debate del destino y del camino que se hace mientras vamos dando pasos, es que sí hay que hacer el plan, al menos visualizar la meta, pero estar listo para redactar otro completamente distinto para después del desayuno, porque seguro no te esperas con lo que te saldrá la vida.

Cuando lo que esperas no es lo que llega, o al menos no del modo como estaba en la mente, lo verdaderamente esencial reluce, puede cambiar todo, pero lo fundamental   permanece. 
Y en esencia el plan sigue siendo el mismo, ser feliz, estar aquí, crear cosas, cultivar Monina Blues, viajar, aprender, evolucionar. ¿Cómo? Ya me iré enterando cómo logro cada cosa, mientras tanto disfruto, me dejo sorprender, agradezco, ofrezco y suelto amarras.

Gracias por estar aquí. Vienen muchas cosas para compartir
Monina.

5 comentarios:

  1. Debe ser delicioso ir poniendo un chulito en cada una de las resoluciones para el 2013 :) pronto te quedarás cortica; pero para cuando eso pase, acá esta otra, CAFE CON DIANA. Mi Juli me acuerdo cuando nos acostabamos en tu cama con las patas pa´rriba preguntandonos que ibamos a hacer este año. Te extraño muchísimo.

    ResponderEliminar
  2. Montaña con mar....10 junio 2013 ;) uno de los paisajes más impactantes q he visto....

    ResponderEliminar
  3. Creo firmemente en el poder de las decisiones, sin embargo algunas veces te das cuenta q el universo con su energía infinita te manda señales y tal vez conspira en el rumbo de tu vida, quizá cualquier pequeña cosa q hagas en realidad este ligada a un futuro más sólido y transcendental, un gusto, una canción o apreciar los pequeños detalles pueden cambiar tu vida de una manera q ni te imaginas. Gracias por haber llegado a esta tierra llena de inmensos tesoros gratuitos q solo personas que aprecian la vida son capaces de descubrir, espero los descubras todos, pues realmente están allí a la vuelta esperando q los observes y te adueñes de ellos, aprovecha esta oportunidad q el universo te conspiro, sácale provecho a esta cultura y a esta gente, recuerda q a las personas nos unen las diferencias y el feeling no son más que las bases q nos definen.

    ResponderEliminar
  4. Querida hija: Tus sueños, tus ganas de vivir, tu bonita energía, solo pueden darte lo mejor de la vida. Te amo.

    ResponderEliminar
  5. Solo se vive una vez, disfruta al máximo de ella.

    ResponderEliminar