viernes, 25 de enero de 2013

Alimenta Pajaritos

Este es el primer DIY del 2013, empezamos con algo muy sencillo, pero sin duda útil y como un tipo de ofrenda a la naturaleza, en este caso específicamente a los pajaritos & pajaritas.  Después de verlos constantemente en la cocina, en el patio, asustándonos mutuamente cuando entro al patio, al garaje, al jardín... ¿Recuerdas la historia de lo buenos amigos que son los pájaros? Realmente vale el esfuerzo de hacerle un detalle a estas criaturas aladas, son buenos chicos que cuidan de sus hijos junto con sus pajaritas, que valga decirlo, son unas duras.

Hay muchos tipos de alimentadores para aves, y este es uno de los más sencillos, tal vez para hacer con niños. Más adelante haré otros modelos, por supuesto siempre en pro de la reutilización de elementos. 

¡Comencemos! 
Los materiales que vas a necesitar, realmente están en tu casa, sólo debes echar un vistazo en gavetas y alacenas, lo que quedó de algunos cumpleaños. (A propósito, hace mucho me propuse no volver a comprar platos, vasos o cubiertos desechables, mejor tener una vajilla fiestera para este fin. Estos están dando vueltas en la casa desde hace mucho) 
Primer paso: tomar la botella plástica y con un marcador, señalar los puntos donde vas a abrir dos agujeros para insertar la cuchara, ésta debe quedar un poco inclinada para que cuando el ave se pose en esta, la presión hace que el arroz caiga en el fondo de la cuchara. 
Segundo paso: puedes dejar la botella tal cual y pasar a llenarla con arroz especial para pajaritos, de grano más pequeño o alimento para aves o hacer como yo que en este caso decidí ponerle un poco de papel crepé con un sesgo de rayitas para "decorar". No buscaba algo perfecto, sólo un poco de color y estilo (si, claro)
 Tercer paso: ahora sí, puedes llenarlo del alimento, obviamente más arriba del nivel de la cuchara. Debo decir que es realmente funcional, pruebas con tu dedo haciéndole presión a la cuchara y verás como se deslizan los granitos.
Cuarto paso: Para evitar que los granitos caigan por doquier, puedes adherir un plato con silicona caliente y así no se desperdiciará el alimento.
Finalmente, con alambre dulce le das varias vueltas debajo de la tapa y lo cuelgas en la parte de tu  casa que prefieras. 
Es bastante fácil y mucho mejor que depositar estos elementos sin pensarlo dos veces en la cesta de la basura. Además disfrutamos de las visitas de los pajaritos, de sus colores y su canto, un modo más sano  ¡que en una jaula! de adorarlos y agradecerles. 

Si te animas a hacerlo, me encantaría que me compartieras tu resultado.
Gracias por tu visita
¡Feliz fin de semana!

Monina

6 comentarios: