jueves, 6 de diciembre de 2012

Ver las cosas en la semilla.


Para las personas que han visitado este blog durante un tiempo, no es un secreto que las plantas son algo que me maravilla sin parar. 

No sé cuando comencé a notar con detalle lo que de alguna manera daba por sentado que existía ( en cuanto a plantas se refiere... y bueno a otras cosas). Empecé a sentir cierta fascinación por las formas, los colores, las texturas, las variedades que hay. De lo que si no tengo duda es que mi familia me transmitió -con ejemplo, no con cátedra- este amor por el cuidado de la naturaleza. Aunque podría hacerlo más seguido, procuro estar en contacto con ésta.

Hace poco estuvo de visita mi primo Josesito, el único bebé de la familia. A qué velocidad va este chico, tiene que ser verdad aquello del chip con que nacen ahora estas criaturas, pero ese es otro tema. Durante su estadía, le compraron una caja de Alpinito y traía consigo algo que a primera vista parece un juguete de Kinder Sorpresa, cuando lo destapé y leí las instrucciones descubrí que se trata de una base de pasta que se arma y se ubica dentro del empaque de Alpinito y se introduce en la mitad una barrita que trae la semilla instalada. Hay dos variedades, una es de Pimiento y la otra de Chiclaya. Esto para que los niños aprendan a sembrar y a cuidar de lo que podría ser su primera plantita. ¡Qué idea tan fabulosa!, pensé. 

No estoy segura de los beneficios y nutrientes de este alimento, ni si la empresa sea social o ambientalmente responsable, y mucho menos me han patrocinado esta nota (ya quisiera) por lo que no estoy intentando vender un producto (para eso visiten Monina Blues en Facebook :P), pero sí apoyo e impulso esta manera de iniciar un contacto entre las plantas y los niños. No tiene que ser de Alpinito, pueden buscar y escoger entre docenas de semillas en cualquier vivero e iniciar estas vacaciones un tipo de experimento, ponerle nombre y dejarse sorprender a medida que pasan los días.
Así lucían ellas cuando tomé las fotos después de una semana, ahora están más grandes. Pronto les comparto un poco más del proceso y su paso a una materita. El cuidado ha sido muy básico, crecen rápido, y es muy tierno verlas aparecer y llenarse de hojas, al menos para mi ♥

Acá puedes ver más momentos en el jardín y las alegrías que trae consigo la naturaleza.

Gracias por visitarme y pasar un momento por el blog.
Si tienen una experiencia por compartir o una idea, no duden en comentar.
Y no olviden suscribirse al blog :)

¡Feliz noche de jueves!
Monina

4 comentarios:

  1. :D que deberías tener tu propia columna tía

    ResponderEliminar
  2. Que bonito no perder la capacidad de asombro, ver la vida abrise paso, en el germinar de una semilla, nada mas sorprendente!
    Y porsupuesto tu visión mi amada Monina. Dulce y diáfana como siempre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, ¡me alegra de verdad que lo disfrutes!
      Es para ti :)

      Eliminar
  3. Monina Blues., Excelente Idea.

    Buen Día De Velitas. 

    ResponderEliminar