lunes, 30 de julio de 2012

Recordando.

Hace varios años no visitaba la ciudad donde nací y crecí. Tal vez estuve por algún fin de semana, pero entonces sólo me quedaba en casa, tomando vino con mis papás, viendo películas, hablando con mi hermano de todo lo que nos habíamos perdido uno del otro. En algunas ocasiones me encontraba con algunos amigos en un bar, y ya está. Hace unos días viajé y decidí salir a caminar con mi hermano para conocerla de nuevo y fotografiar los detalles que se dejan descubrir cuando se está atento. 
Estas son sólo algunas cosas que me encontré en el camino.

Esta es una ciudad pequeña, en extremo calurosa, con atardeceres fascinantes, lamentablemente la tarde que salimos a recorrer sus calles el clima era húmedo,  sin sol y con una llovizna que recibíamos sofocante. Durante la caminata encontré muchas cosas distintas, ha crecido al menos en su estructura, no podría decir que de fondo, no estoy segura de ello. Este puerto ha sido desde hace tiempo atormentado con violencia y corrupción y aunque ha bajado un poco la tensión que en algún tiempo se vivió muy fuerte, es triste ver cómo esta situación no deja crecer a este municipio como debería.

La Catedral
Al  interior de la Catedral.
Escultura en el Parque Infantil.
No estoy de acuerdo cuando dicen: "la gente de tal lugar es bonita, amable, tosca.." porque no debemos generalizar, estamos llenos de matices, pero puedo afirmar que la cultura aquí permite que sea sencillo encontrarse con personas abiertas y serviciales mientras visitas Barrancabermeja.
Ciudad de hierro y latón instalada bajo el inclemente sol.
Parque Infantil.

Aunque la caminata fue corta, disfruté revivir momentos, compartir este tiempo con mi hermano y ver con otros ojos lo que alguna vez fue parte del diario vivir.


Gracias por visitarme.
Monina.

4 comentarios: