jueves, 12 de abril de 2012

Una tarde entré a la habitación de mi abuela y ante mi apareció reveladora la luz ámbar del ocaso. Una combinación que no deja de fascinarme: las ventanas y la luz del atardecer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario