jueves, 23 de febrero de 2012

De jardines y de amores.

Durante las vacaciones de diciembre y enero mi familia estuvo de visita e hicimos varios planes juntos. Uno de los días más bonitos que pasamos juntos fue el día del jardín.

Este día, fue uno de esos días en los que saltan a la vista los porqués de mi absoluto amor por la fotografía. Después de casi dos meses, yo no he olvidado los momentos, los chistes y lo que pasó, pero al revisar el archivo de imágenes, los vuelvo a vivir y vuelvo a sentir la felicidad de aquel día. Además, puedo destacar situaciones y descubrir que en el pedacito de jardín aparecen decenas de figuras, colores, contrastes, cosas diminutas que parecen escondidas y forman pequeños  espacios que conviven en un gran conjunto, que sólo los notas cuando te tomas unos minutos para observar, para disfrutar con calma el ambiente, para sentir el momento especial, no como uno más, sino como uno que no quieres olvidar y es así cómo  nace fotografiarlo todo.
Valga decir, que mi familia (papá, mamá y abuelos) es jardinera por tradición, no como jardineros que contratan en otras casas, sino de tener uno propio en casa, sembrar especias, vegetales y frutas, de dejarse sorprender con los cambios y el modo como va tornando todo de a poco, cuidarlo y por supuesto amarlo. Esto requiere de mucho esmero, dedicación y de una sensibilidad especial.

La gorra de sol de mi abuela María.
 
 

 
Qué tal el brillo y la textura de esta flor , ¿ah?

 
Pequeños momentos como estos me demuestran que tengo una familia de oro. Mis papás han logrado lo que pocos: son los mejores amigos, el uno del otro. No sé cómo lo hacen, pero lo hacen todo juntos.  
Todos estos años que le han robado unas horas a las obligaciones para dedicarlas a abonar la tierra en la que habitan, a rodearse de materia fértil, a proteger lo que representa la vida, ha sido un modo maravilloso de agradecer al universo, al cosmos y a lo que llamamos Dios. 
Está claro que a lo largo del tiempo, esto ha significado más que sembrar semillas, han cultivado una familia.

Gracias por tu visita,
Monina.

Nota: este post es dedicado con amor para mi hermana Lorena, que está en otro continente y la extrañamos mucho.

10 comentarios:

  1. Mi Juli hermosa, quiero cultivar un jardín así contigo.
    Te amo.

    ResponderEliminar
  2. hay juan tan enamoradoo jajajaja
    que belleza mi culi hermosaaa

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito Juli...saludos a todos!

    ResponderEliminar
  4. Me encanto Monina (y Juan)... No conocia tu sensibilidad por la fotografia. Felicidades a ambos. Angela de Mujeres Ecco

    ResponderEliminar
  5. Como siempre, felices de leerte y releerte en tus imagenes, alma sensible capaz de robarle al espectro de luz sus intimidades.Te amamos. Egop, Doris y Leo.

    ResponderEliminar
  6. Juli esto me dejo sin palabras, todo hermoso los mensajes, las fotos, los personajes.
    AMO MI FAMILIA

    ResponderEliminar
  7. Muy Boniito Todo Feliciidades Que Flores y Matas Tan Hermosas Se Nota El Gran Amor que Le Han Puesto!!!!!! Bendiiciiones!!!! Lizeth Vanesa Argumedo

    ResponderEliminar
  8. Gracias por todos los dulces comentarios.

    ResponderEliminar
  9. Me encanta tu blog, las imagenes siempre van contando historias !

    ResponderEliminar