miércoles, 10 de agosto de 2011

Midnight in Paris, como un sueño.

Recomiendo dar play a la canción antes de empezar a leer :)


 Me han escrito preguntándome acerca de Midnight in Paris, el último filme de Woody Allen, pues en el penúltimo post que hice, dije que iba a celebrar el día de mi profesión en el cinema. 

Fue una sorpresa increíblemente agradable revisar el website de Cinemark y ver que esta película está en cartelera. Tenía esperanzas de poder verla en cine, pero con lo poco que llega a los cines de esta ciudad, no me hacía muchas ilusiones. Esta semana Cinecolombia también la puso en cartelera en  el IMPACTANTE horario de 1:55pm y 4:00pm...¡¿?!

Pues bien, la alegría fue grande y sin pensarlo me fui con Juan a verla en la función de 6 y 50pm. La sala de cine estaba vacía, bueno había gente, pero para  nuestra fortuna, muy poca.

La película tiene mágia, de principio a fin. No soy crítica de cine, y no voy (ni puedo) a entrar en tecnicismos, sólo voy a dar mis apreciaciones y lo que procuró en mí esta creación. 
Estar frente a la pantalla viendo la fotografía de la película, los lugares, escenarios, la lluvía en París, mientras te deleitas escuchando al jazzista Sidney Bechet es en el sentido más bello: sublime.
 El trabajo que se hizo para reflejar la cultura, la imágen y la estética de diferentes épocas fue precioso. Además, no falla la cuota de humor, la gracia inteligente de Woody reflejado en Gil, el personaje que interpreta Owen Wilson, quien hizo una destacada actuación. 

Este largometraje, te inspira y te motiva a aprender más de literatura, de música, de historia, de arte. No es sólo entretenimiento, ni un tiempo vacío. Hay una frase hermosa y brillante tras otra. Nos muestra de una manera muy natural, el modo como todos  en algún momento hemos querido vivir en otra época o pensamos que si hubieramos nacido en otra década hubieramos sido más felices.

El cine no está para ser explicado, sino para disfrutarlo, para dejarse llevar por un sueño, por una fantasía que casi podemos vivir. Es el éxtasis más allá de la racionalidad.

En el arte las cosas son así, te gustan o no te gustan, y a mi Midnight in Paris me cautivó.

Supongo que esta película es el resultado de un Woody Allen más libre, con miles de experiencias en sus pasos y de la energía de sentirse humano.


Pd: van a querer un copa de vino depués de la función.


Monina


4 comentarios:

  1. llevaba mucho rato sin ir a cine a ver algo que al final sintiera que había valido la pena!

    ResponderEliminar
  2. Me quise mudar a París después de la función!

    ResponderEliminar
  3. Me alegra que les haya gustado también!

    ResponderEliminar