miércoles, 17 de febrero de 2010

De cómo ir en contra de la corriente


Pareciera que comenzaría con una respuesta, pero no. Lo que tengo en mi cabeza es una maraña de preguntas, y en mi ser entero un impulso por negarme a tener una vida monótona. El vacío que me genera aquella impresión que tengo de mis compañeros de trabajo, 15 años trabajando en lo mismo, a lo mejor entraron a trabajar desde los 20, la edad que ahora tengo.

Probablemente se engancharon a la primera “oportunidad” laboral, recien finalizaron sus estudios. Viviendo lo que les tocó vivir.

No tomaron riesgos para vivir un sueño, esos sueños que a uno le mueven las entrañas a los 18 años, esas metas que no lucen imposibles de alcanzar, cuando uno siente que puede ir en contra de cualquier limitación. En contra de la corriente – de la mala corriente-.

Es el mundo empresarial, desde la perspectiva de quién sirve (’servidores’, le llaman aquí. Consideran que el término ‘empleado’ puede sonar ofensivo), de la visión de quién hace que funcione el sistema.
Yo sólo me digo cada día no, no, y no!! No quiero repetir la historia de mis compañeros, ¿Es acaso ésta una mala actitud? ¿Será que simplemente hay un destino, y es de personas malévolas intentar desafiarlo?

Sólo estoy conociendo de cerca, muy cerca este mundillo de fotocopiadoras, impresoras, memorandos, de doctores sin doctorados.

Verlos sumidos en sus rutinas, realmente creyéndo que un problema de informes es el fin del mundo, mientras veo que afuera alguien camina por las calles descalzo, y desde la ventana del Gerente se ve la fuente – de agua nada cristalina- que sirve de ducha para ese alguien.

Seguiré alimentando la idea de que hay otra manera, que no anule mi visión poética y también cruda de la vida, que no me haga escribir notas pomposas de algun evento que dio la compañía.

Hay otra manera, existe otro modo de hacer camino, es el del impulso de las ganas, es el de saber qué no quiero.

3 comentarios:

  1. Siempre hay otra manera, otro camino. Lo tiene que haber.

    Ésto es lo que me decía al despertarme durante todos los días mientras estaba en mi práctica.

    Aún me lo digo.

    ResponderEliminar
  2. teniendo una visión hippie chic, yo tambien protesto porque deben existir otras formas, el fax es un invento obsoleto para este mundo, quisiera botarlo por la ventana!!!

    ResponderEliminar
  3. Seguro existe!
    La vida es un regalo, sólo tienes ke hacer ke valga la pena ;)

    ResponderEliminar